Home

por Lucio.

Recién arrancado el lunes, la última pizza con papas vintage con Layús antes de la devaluación. Terminabamos de refrescar la página de los resultados, una y media am. Una camioneta con calcos de John Deere pasa despacito por la esquina, el rubio que saca la cabeza grita

Vamomacritodavía!

Lerompimoelortoatodo!

Latieneadentrolayegua!

En la oficina no dijimos mucho. Ángel, con quien discutimos la posibilidad de un voto sensato después de las primarias, me miró con cara de “y bueh”.

Cerca del mediodía, en el almuerzo y repasando los diarios, con Manuel y Marcelo, repasamos los mapas. No había ninguna tristeza, sino todo lo contrario. Porque es más fácil siempre ser oposición, y con la derecha así, tan explícita, no queda otra posición posible. El bar parecía un bunker de campaña amarillo. Como siempre. Antes no tenían color. Ahora es más sencillo identificarlos, a pesar de que dejen las Rangers en la otra cuadra.

Mas tarde, ya en casa y después de verificar con franca preocupación la extraña pero predecible suba de los medicamentos oncológicos y mientras hacía cálculos de como manejar el tema sin alertar a mi Madre, Mare en el chat denunció su tristeza. Antes de que se declare K le recordé que en principio somos artistas. Y que por eso, pensamos que el Estado debe controlar la economía y dejar en paz al Individuo. Ante la posibilidad de un mercado liberado y un individuo controlado, no nos quedará otra que volver a las canciones de punk. O a la calle.

La tarde fue furiosa, terminando todo lo que viene con deadlines. De fondo el noticiero. Lorena en el teléfono y el laburo, porque hay que seguir laburando, igual que la semana pasada y la anterior y la anterior a esa y el año pasado y así. Anoche con Omar cruzamos una sierramorena, que son como los chelcos pero mas chiquitos. No es buena señal. Eso y la editorial de La Nación.

Sentado en el sinte, terminando la canción de amor para Felipe y Victoria, no pude evitar colgarme un rato para tratar de medir la alegría de Pagni y sus amigos en la televisión. Pensé en la soledad de la chica del momento whisky, en las toneladas de bulling que se morfó. Jozami avisó que va a volver a escribir.

Ojalá lleguemos de buen humor a Navidad. Nuestro flamante y alcohólico nihilismo nos va a encontrar juntos, o dominados. • Revista Cabeza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s