Home

por Lup Ahead.

WhatsApp

  • ¿Viste la nota de Clarín?
  • ¿Cuál?
  • La de las revoluciones del pop y del rock.
  • La leí, me comí el paper también, no sé, algo huele mal.

Reconocimiento facial

La instantánea muestra una terraza, el flash quema a los dos alegres borrachos que en arriesgado acto sostienen con la palma de la mano tres botellas, una arriba de la otra, de manera que el pico de una sirva de sostén a la siguiente, pagoda inestable, los ojos carmesí del porro barato, happy youth. Detrás, un poco fuera de foco, tu novia, arrinconada contra una pared, rozando la mano de un desconocido que sale de espaldas, con la cara que pone después de besar. Tiene las piernas entreabiertas, en un gesto de bienvenida, a la rodilla de su ocasional compañero. Debe hacer frío, por las capuchas. La foto aparece en una cuenta de Facebook de una agrupación estudiantil pro-trotskista. La fiesta fue un sábado, te enteras un lunes, el sistema de reconocimiento facial de la interfaz te sugiere la etiqueta mientras vas repasando las fotos. A la tarde vendrá la discusión. Capturas la pantalla, por si las moscas, preparas un té de tilo. Recuerdas la frase “Puán es una oportunidad para los dos, estamos juntos en esto” y con la melodía de la marsellesa en la cabeza te sientas a esperar. Con calma.

Omi 3Una oportunidad para los dos, si, ajá.

Dataminingueándote

En un universo (éste) donde el reconocimiento facial digital es posible (e involuntario) poco iba a tardar en aparecer algún equipo de iluminados (Matthias Mauch et al) que apliquen las fórmulas y métodos de la minería de datos a las cosas de las artes. Sospecho que Mauch no fue el primero, pero probablemente sea el más audaz: en el resumen de su trabajo denuncia de entrada, que su propósito es rectificar la poca cientificidad de la discusión sobre los orígenes del pop, que peca de estar plagada de relatorios anecdóticos y no dan fe de la dinámica incesante de cambios en los flujos culturales.

¿Qué hizo Mauch? Tomó 17.000 grabaciones de entre 1960 y 2010. El recorte es el top 100 de Billboard. Las cien canciones más escuchadas, según Billboard, mes a mes, en cuarenta años. Y las puso en una máquina analítica, para reconocer tendencias tímbricas y armónicas, en busca de lo que definió como un camino hacia una ciencia cuantitativa del cambio cultural. 30 segundos de cada canción, para que la máquina no se ponga lenta.

Omi_1Agrupaciones de géneros según Mauch, el ancho de las bandas señala la frecuencia con la que el estilo aparece en los charts.

En líneas generales, los resultados proponen que si bien las variables muestran una tendencia constante al cambio, tres son los momentos de mayor diversidad. Mauch le llama revoluciones y las coloca en 1964, 1983 y la mayor, en 1991. A riesgo de sonar aún más reduccionista que el mismo análisis, el cambio en los ’60 aparece vinculado a las formas provenientes del pop británico, esencialmente la sonoridad beatle, el cambio en los 80, de la mano de la new wave y del afianzamiento de los sintetizadores, y el cambio en los 90, el más significativo según Mauch, relacionado con la aparición del rap y el hip hop en las listas de los más vendidos.

Las variables de la máquina análitica, provenientes de la bioinformática, agruparon tanto características armónicas (tipos de acordes y escalas predominantes) como tímbricas (cantidad y tipo de voces, cantidad y tipo de instrumentos) y se organizaron en clusters que agruparon géneros y subgéneros provenientes de la base de datos de Last.fm, donde Mauch trabajó durante un buen tiempo como investigador asesor.

El alma de la máquina está en su bolsillo

Entre las limitantes que el mismo Mauch reconoce acerca de su trabajo, subraya la de la imposibilidad de incorporar al análisis el material que no se encuentra digitalizado, y también avisa acerca de la decisión de utilizar los registros digitales y no las partituras de las canciones. Estas dos trampas metodológicas se suman a la construcción misma de los charts de Billboard, que siendo aún generosos, suelen estar dibujados por las mismas compañías editoras.

¿Cómo funciona Billboard? En los ’50 y ’60 las listas de Billboard se construían a partir de los reportes comerciales que enviaban las compañías editoras a partir de los datos que aportaban los comercios, en largas planillas donde se anotaba que discos se vendían y cuáles no. En los ’70 y ’80 se incorporó el public choice, sumando a los datos de venta, aquellos que originaban los operadores de radio, donde los temas más pedidos se transformaban en los más escuchados, en un ciclo tan tramposo como el de los indicadores de pobreza del Banco Mundial. La era digital puso en aprietos el sistema, y la solución fue sencilla, aunque controversial, incorporando lo que la compañía denomina medición multimétrica del consumo. Hoy, a partir de la información que generan compañías como YouTube, Xbox Music, Spotify, Google Play, iTunes, se construyen rankings donde, por ejemplo, 10 ventas de canciones independientes de un álbum, o 1500 escuchas gratuitas de una canción, equivalen a un álbum vendido. Gangam Style, de Psy, marca a la fecha 2.358.308.572 de vistas en YouTube, por lo que para Billboard, suma un poco más de millón y medio de álbumes vendidos, aunque probablemente nadie haya escuchado con atención Nunca digas adiós la balada hiphopera con la que cierra el disco.

OMi 2Azealia Banks en la tapa de la edición de Abril de Billboard.

Distinguir los periodos de la evolución de la música popular a partir de Billboard es bastante parecido a reducir la historia de la gastronomía moderna a los menús de McDonalds. Dice el manual del pop que las voces deben aparecer antes de los 30 primeros segundos de la unidad canción. Y que después del minuto treinta, no deben incorporarse elementos tímbricos nuevos. Y lo dice con la misma precisión que un manual para hacer hamburguesas. El título con el que Clarín reseña la investigación es apresurado y tramposo, el pop y el rock murieron sin tener su revolución. Lo preocupante, o al menos curioso, son las formas en las que ese velorio no acaba de terminarse.  • Revista Cabeza

Anuncios

Un pensamiento en “El alma de la máquina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s