Home

Por Omar Layús Ruiz (@NOLachus)

2013 dejó grandes discos, y también grandes canciones. Aquí un repaso por el año en discos, en trece canciones infaltables.

Johnny Marr – The Right Thing Right

El gran Johnny Marr abre The Messenger, su más reciente producción, con este track que podría comenzar cualquier disco de rock británico de los últimos 20 años. Con una melodía inaugural, la otra mitad creativa de The Smiths apoya su voz en el sonido de una percusión mecánica y bien acentuada, sembrando riffs sencillos y bien distribuidos, con un aire épico que perfuma toda la canción.

Vampire Weekend – Diane Young

Ezra Koenig canta sobre una chica con poca fortuna al volante de su Saab, que termina incendiado. Los Vampire Weekend desatan un collage de sonidos e instrumentos distorsionados que juegan al ping pong con ruiditos de arcade. En el estribillo, a voz de Koenig se arquea de agudos insoportables a graves pendulares. Un experimento que por suerte, llega a destino. 

Arcade Fire – Reflektor

Desconocidos. Bailables. Geniales. Tras comenzar el disco con un track oculto, el combo canadiense abre la pista de baile a fuerza de congas y demás percusiones a las que no nos tenían acostumbrados. El resultado son más de siete minutos implacables donde las voces de Win Butler (en inglés) y Régine Chassagne (en francés) juegan hasta estamparse con un pequeño cameo cortesía del enorme David Bowie. Bailemos.

Kanye West – Black Skinhead

Kanye se pone denso y ladra con furia, escupe para arriba y se hace a un lado a ver a quién le cae encima. Corre sobre versos dando golpes de black pride donde cobran todos. Furia desatada en uno de los tracks furiosos de Yeezus, el golpe maestro del multipremiado rapero.
Daft Punk – Instant Crush

Con Julian Casablancas como voz invitada, los Daft Punk pelan una de las mejores canciones de este año.  Instant crush, -track número 5 de RAM- una obra maestra en forma de canción que logra que las metáforas sobre el imaginario de lo que intentamos interpretar como una estética “retrofuturista” anclada en la década de los ochenta cobre nuevos significados. Los Daft Punk vienen de componer la banda de sonido de Tron: Legacy (Joseph Kosinski, 2010) y ahí es donde parece que nada estuviera librado al azar. En Instant crush un océano de sintetizadores pasea la voz siempre taciturna de Casablancas con una comodidad inquebrantable. El auto-tune en piloto automático apoyado en un loop de batería cuadrado y repetitivo –ese mismo efecto vocal que Cher supo reventar en su megahit Believe gracias a la inventiva creatividad del dúo- es un punto a favor extra en este sueño biónico de las canciones pop. Un universo alumbrado íntegramente por luces de neón.

David Bowie – Stars (Are out tonight)

Nunca nos libraremos de estas estrellas, pero espero que vivan por siempre” canta el Duque Blanco en una canción pop perfecta, en su regreso discográfico luego de 10 años de silencio de estudio. El tiempo, nuevamente, como tópico de un artista en busca de la eternidad.

Editors – A Tone Of Love

Tom Smith ha crecido y los Editors ya no son aquella banda a la que no le veíamos mucho futuro por su sospechosa adhesión al primer retorno del post punk, allá por 2005. Ahora, en The weight of your love -el cuarto trabajo del disco de Birmingham- el sello del grupo se nota a la hora de citar a referentes como Echo and the bunnymen y The Cure. Bien por ellos.

Franz Ferdinand – Brief Encounters

Kapranos y compañía construyen una balada sencilla sobre dos amantes jóvenes, un auto y un encuentro fugaz. Montada en un diálogo entre guitarras y organitos de juguete los Franz Ferdinand aportan tres minutos de calma al ajustado tempo de Right Thoughts, Right Words, Right Action, de la misma forma que alguna vez lo hicieron con Walk away, aquella sensacional balada de su disco You could have it so much better (2005).

MGMT – Alien Days

Universos paralelos e ilusiones alienígenas se cruzan en la canción que abre el más reciente trabajo de Andrew VanWyngarden y Ben Goldwasser bajo el alias de MGMT. Alien days despliega un folk espacial rodeado de ruidos de insectos, teclados vintage y una atmósfera de final denso que desencadena la tormenta psicodélica que sobrevuela este gran disco.

Kings Of Leon – Temple

El combo de los primos Followill pela lo que mejor le sale: canciones ajustadas, de estructura simple, con cuerdas al frente y la voz de Caleb como garantía de hit. Mechanical Bull es otra entrega de cortes precisos, con destino de estadio.

Capital Cities – Safe And Sound

¿Qué más se puede decir sobre la banda de sonido de la fiesta global? Dale play.

Foals – My Number

Escuchar a Foals es revivir el espíritu de toda una escena que viaja desde Klaxons a The Maccabees, pasando por !!! (chk chk chk) e incluso los neoyorquinos de Yeasayer. Loops contagiosos que decoran canciones en clave math rock con coros super gancheros y contagiosos. Foals se perfiló con su disco Holy Fire como una de las sensaciones de 2013.

Disclosure – F Is For You

Los chicos de Disclosure la rompieron toda. Haciendo pasitos de principio a fin, el disco debut de los hermanos Lawrence es un enganchado de canciones bailables para levantar a cualquier escéptico. Cercanos a Hot Chip, suenan como los herederos de un ritmo que no admite novatos. • Revista Cabeza

Anuncios

Un pensamiento en “2013 en 13 canciones

  1. Brilliant, mon ami!
    Disclosure & Foals are rulin’ and burnin’ the holy fuckin house down lrpmqlp!!!!
    Hug!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s