Home

Por Esteban Brizuela (@BrizuelaEsteban)

Para empezar quisiera hacerles una apuesta a todos ustedes. Apuesto a que la mayoría de los presentes no le importa lo que yo estoy por decir ahora, aquí, al frente de este micrófono, parado en este lugar, con esta corbata  que me aprieta el cogote y un poco de transpiración en el bigote.

No les importa que yo haya preparado con tanto esmero un discursito lindo para endulzar sus oídos. Les da lo mismo que esté al frente. ¿O miento? Podría estar cualquier otro profesor y sería igual. Para ustedes quien está aquí es solo una voz monótona que habla un par de giladas a las que no le encuentran sentido.

La verdad, saquémonos la careta, yo sé que mucho nos les importa lo que pasó el 9 de julio de 1816. Sí, a vos también te hablo, gordito de la segunda fila.

El tema es el siguiente. La rectora vino, me dijo, “profesor, tiene que hacer el discurso para el acto” y bueno, qué se yo loco, uno se somete a las jerarquías. No soy un anarquista.

Así que aquí estoy, sepan disculpar las molestias.

Hagamos un trato. No les voy a hablar de Francisco Narciso Laprida ni de la Casa de Tucumán. Menos del insoportable de Fernando VII o de la propuesta de monarquía incaica de Belgranito. A cambio ustedes escúchenme 2 minutos… yo me tomé el tiempo. Les voy a hablar de la independencia, no la de 1816. Mejor charlemos de otras independencias posibles, más cercanas, menos abstractas.  Hablemos de posibles liberaciones de cosas que, sin darnos cuenta,  nos atan, nos quitan libertad, nos coartan nuestra independencia.

Ahí va una lista, chiquillos y chiquillas.

-Liberémonos de la comida chatarra.

-Liberémonos de las papas fritas Lays

-Liberémonos de los puflitos.

-Liberémonos de la Coca Cola.

-Liberémonos del vicio de  la Play Station.

-Liberémonos de estar mandando mensajes todo el día.

-Liberémonos de las corbatas que nos aprietan el cuello.

-Liberémonos de manejar en el centro.

-Liberémonos del bótox.

-Liberémonos de no mirar al cielo.

-Liberémonos  de la cultura consumista.

-Liberémonos del individualismo.

-Liberémonos de leer tantas noticias policiales

-Liberémonos de creer que solos es mejor que juntos.

-Liberémonos de escuchar poco y hablar mucho.

-Liberémonos del buchonismo.

-Liberémonos de la vida zombie.

-Liberémonos de repetir sin pensar.

-Liberémonos de creer todo lo que nos dicen.

-Liberémonos del autoritarismo.

-Liberémonos de la corrección política.

-Liberémonos de la baja autoestima.

-Liberémonos de aceptar, callados y sumisos, todas las injusticias.

-Y sobre todo, porque resulta inminente, liberémonos de los actos escolares aburridos.

GRACIAS. • Revista Cabeza

Anuncios

2 pensamientos en “Discursito escolar por la liberación

  1. Pagaría un suma módica, tampoco tanto, pero la pagaría por presenciar un discurso tal.

    Suscribo, económicamente, uno antes que todos los furores de la liberación: liberémonos del individualismo.

    La religión del Uno es la cifra de la era del capital y desde allí confío en el reverso del todo.

    Sin panaceas, un toque mas cerca, dialogando por todos los liberandos restantes escritos y tácitos.

    Anyway, grosísimo discurso habría de ser.

    saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s