Home

Por Carina López Gancedo (@ciudaddelbuque*

 -Mis chinas hermosas aquí la única perra, la única yegua, la hija de tres acoplados de chanchas como me andan diciendo por ahí, soy yo ¿se entiende? ¡Yo! Pero vamos, también ustedes ya tienen el traste bastante bien asentado, no son una manga de pavas que no saben manejarse…

Corina revisaba su celular touch-screen recién sacado de Tienda Rivanedeira.

-¡Nena, qué te pasa!

Petra le metió una patada en el tobillo a Corina que levantó la cabeza.

-¿De dónde has asacado ese celular vos, a ver?

Corina miraba para todos lados, todas la miraban a ella.

-Me lo compré, señora.

-Ajá qué bien, lindo es, y con esa platita que tienes ahora ¿no? Claro y mientras la que te consigue el contrato habla vos pelotudeas con el teléfono, bien ¿y qué venimos a hacer aquí? A pelotudear, muy bien chicas, vayan sacando los nenes afuera que vamos a arreglar las cosas ¡qué lo parió eh!

Corina guardó el teléfono en el bolsillo de la campera y se echó para atrás haciendo sonar el sillón de caña. Rita bajó la voz, pero así podía sonar peor.

-Si te llega a sonar te lo meto, eh, no seas atrevida pendeja.

Corina metió la mano en el bolsillo. Malvina dejó el mate y le acercó a Rita un cigarrillo como dicéndole calmate, bajá, fumate un faso. Ella se sentó en el apoyabrazo gordo del sofá y sacó el encendedor.

-Bueno a ver… ustedes son unas santas, unas inocentonas, la maleva soy yo ¿okey? y no me vengan con que quieren hacerse las gallitas que las piso a todas ¿está claro? La zorra de la Cusi ya está fuera de esta gran familia que somos ¿sí? Esa no vuelve más aquí, que vaya a hacerse dar por el Coto o el Garfiel, que aquí nadie me va a pisar el poncho y a nadie se le va a ocurrir hacerse la más malita ¿estamos?

Nadie habló.

-¡Como nunca che! Les conseguí los recursos y les di con anticipación, de confiada, ahora las muy vivas se gastaron todo… milagro que tenemos todo antes una puta vez y resulta que he tenido que ir a pedirle de nuevo a Romero y claro la boluda es ésta, la tonta… Me dijo no con ésas palabras pero básicamente que no jodamos más por ahora o sea, pasemos en limpio, si alguien lo revienta todo aquí soy yo, la única, no ustedes, mamitas… ¿sí? Yo hago y deshago pero ustedes mis princesitas no ¿estamos? Y si a alguien no le gusta muy simple se va ya mismo a la casa o a la concha pero aquí no se jode más.

Nadie se movía.

-Listo vamos que encima vamos a quedar como unas lerdas.

Se repartieron en dos camionetas y un camión donde también subieron varios changos, algunos con tambores, unos cuantos pendejitos hinchabolas y algunos tipos, maridos, novios, amantes, hermanos de las chicas. Rita fue con Petra y dos de las más jovencitas en el Siena que manejaba Malvina. Tomaron la autopista.

-¿Che y los de la murga?

-Con Pavito en la combi del ministerio.

-Ajá ¿y por qué no vienen con nosotras?

-Es que se han juntado en el asado de Lalín y ya no han vuelto.

-Más vale que no anden machaos que se van a caer con la trompeta de culo éstos.

Al entrar al barrio rodearon el escenario y pararon a una cuadra más o menos. Habían pasado dos filtros de seguridad donde la saludaron a Rita, pero nadie le decía Rita sino  “cómo está, señora, sigan por ahí” o “profesora, qué tal, por allá den la vuelta y pueden estacionar”, ella siempre sonriente con su “gracias, querido”. Rita era profesora de biología en la secundaria Gaspar Fernández, había hecho cosas en el gremio y después se había juntado con Antonia “Chita” Ramos, ex diputada que le dio roce político. Solía contar que frente al aula hasta el cigoto iba bien pero cuando tenía que dar los contenidos obligatorios de “salud sexual” le daban como pinchazos en la nuca. Bajaron y se repartieron las banderas naranjas que decían “Agrupación Triunfaremos Rita Soto Láinez Conducción”, así a nombre completo, en letras azules. Los varones abrieron una blanca grande que tenía pintado lo mismo pero con los colores de la bandera de Ciudad del Buque. Antes de estacionar ya se venía viendo que los de la Ushula Robles con sus trapos verdes y azules de la Tercer Milenio estaban ubicados primeros copando toda la parte de adelante. Cuando llegaron al escenario la cosa se puso tensa porque no querían hacerles lugar. Malvina habló primero con el Batata y nada. Tuvo que ir la misma Rita a pedirles a los gritos que se corran y las dejen ponerse adelante, cuando apareció la Ushula y se trenzaron a cuello pelado en medio de la actuación de Vandálikos que atronaba. Al final la Usuhula aflojó, les abrió un costado del frente para los de la Rita, a cambio de que ellas también levantaran algunas banderas verde-azules. A Corina le dieron de ésas y tenía que levantar de las dos. Y bueno, mezclado así un poco el colorido de paso ellas estarían dándole un lindo “mensaje de unidad” a Carmona. Menos mal que habían llevado las gorras de la última campaña porque había un sol muy fuerte y el acto demoraba en empezar. Lucho repartió agüitas y Rita se había refugiado en la carpita del sonido cuando subió la joven promesa Roly Estanciero con su banda para amenizar la espera. Corina coreaba junto con Romina, Lulú y la Britny las manos en alto y la Petra puteaba que para qué lo traen a este drogadicto mal ejemplo es, ella que ya había pasado los sesenta no soportaba ese corte mohicano con rulos que Roly descubrió cuando del calor se sacó la gorra tejida.

Al cabo de una hora una campana le mandó un mensaje a Rita que ya estaba llegando Gustavo Carmona. Ahí nomás las amucharon a todas y al minuto arrancaron con el entusiasmo de trompetas, banderas y todo. Subió Carmona acompañado de su nueva pareja, la joven Marina Elisabeth, esa cogotuda que no sé qué le vio como decía la Rita mate por medio. Gustavo las saludó mirándolas con su más amplia sonrisa y la agrupación en pleno agitó con toda la furia las mil banderas, la banda del Fabricio tocaba “El Rey” y al mismo tiempo sonaba por los parlantes el tema emblemático de René Vélez a todo trapo en medio del bomberío.

Llegó el momento del discurso y ahí pasó lo que pasó. Malvina entró en detalles porque estaba pegada a la Rita. Es que en un momento Gustavo dijo:

“Esos que hablan y no les importa el cordón cuneta porque ni siquiera saben lo que es porque nacieron en cuna de pavimento…” -aplausos, vivas, trompetas- “Esos que hablan y no les importa que salga agua para beber del caño porque nacieron con agua mineral en la mamadera…”

Ahí Malvina la sintió estremecerse a Rita y se asustó porque pensó que le pasaba algo, que le había dado un chucho o algo pero no, Rita tenía una sonrisa de oreja a oreja y le rodaron las lágrimas hasta los labios detrás sus gafas estilo Audrey en “Desayuno con diamantes”. Era por lo que acababa de decir Gustavo. Esas dos cosas ella, Rita, se las había dicho en la comida con la dirigencia el sábado pasado cuando le tocó decir algo en la ronda de micrófono. Ella se paró medio empinada ya por el merlot Chateau Marmont y entre los agradecimientos tiró esas mismas frases, tal cual las estaba diciendo Carmona en el acto que sí, no había duda que las tomó de ella, que las aprendió de ella.

Cuando Gustavo terminó el acto la Rita gritó con notable ronquera. A la vuelta, cosa no habitual en ella, cantó algunas consignas a viva voz y Malvina pensaba que se había clavado algo sin que nadie se percatara, capaz que con los del sonido que suelen tener sus refrescos bajo la consola.

Esa tarde Rita se dio cuenta de algo importantísimo: ella podía hablar. Es más ¡él había hablado como ella con sus textuales palabras! Sonaron contundentes, limpias, concentraban el “ideario” como decía la Chita Ramos. Desde ese momento supo con claridad meridiana, en medio del sol, que así como podía hablar podía llegar, ponerse en campaña, dirigirse a su gente, que podría tener una verdadera carrera política. Se largaría con todo, cómo no, y puso norte, por lo menos concejal pero el objetivo era realmente ser diputada.

-La diputada Soto Láinez y quién te dice después quién sabe, Malvina. • Revista Cabeza

(*) Laboratorio Literario de Ciudad del Buque

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s