Home

Por Maximiliano Rodríguez

Que The Master se tome todo el tiempo del mundo es un logro. Pero lo mejor, creo, es que el director consiga crear un tiempo propio. Es como si nos metiese en un lapso momentáneo donde la sensación temporal es otra cosa, algo que poco importa. Como poco interesa el destino de los personajes, que con semejante recorrido -espiritual si quieren llamarle- consiguen meterse no ya en el corazón de uno, sino en el cuerpo. Paul Thomas Anderson hace eso con sus personajes, no nos da tregua. O lo que dicen, o como lo dicen, o como se mueven. Siempre terminan volviéndose parte de uno de alguna manera. Y cuando algo les duele, a nosotros nos duele también. Nos quedamos sordos en Petróleo Sangriento (There will be blood, 2007), lloramos a un padre en Magnolia (1999), y así.

Cómo laburará los guiones el bueno de Paul, que cuando compré ¡Petróleo! (originalmente publicada en 1927), la novela de casi 600 páginas del escritor Upton Sinclair, en la que se basa su anterior película, encontré poco en ella de lo que vi en el cine. Pero sí estaba esa esencia que hace a las épocas que el tipo nos quiere contar. Un pulso que seguramente otro arruinaría, sin movernos un pelo siquiera. Como cuando Charly García hace un cover y se lo apropia, así le funcionan las historias que luego hace cine Anderson.

Dijo en una entrevista el director que dejar atrás una guerra es muy difícil, o algo así. Y que de eso surgieron, por supuesto, historias como la que cuenta The Master. Afortunadamente para los amantes del cine, todavía quedan algunos que quieren rescatarlas del olvido o la nada, para contarlas así, con una propiedad tan intensa como seguramente también lo fueron aquellos años para mucha gente.

Brevemente: ambientada luego de la Segunda Guerra Mundial en EEUU, la película se centra en dos personajes: un soldado quebrado emocionalmente que no encuentra su lugar en un mundo que hace rato dejó de ser el suyo, y un doctor, científico y filósofo que ha creado una suerte de secta en la que ha metido a su familia y a todo aquel (cientos, clase media y clase alta) que se deje influenciar en un tiempo en el que es necesario volver a creer en algo. Un choque de titanes de la desgracia, porque ambos personajes, con sus miserias (muchas, muchísimas) a cuestas, no pueden caernos simpáticos. Pero sí podemos identificarnos en lo profundo.

TheMaster3

Sólo Phillip Seymour Hoffman (enorme como nunca) y Joaquín Phoenix siempre a dos segundos del estallido, con sus actuaciones perfectas consiguen esa empatía imposible con el espectador abierto a sus gestos y miradas. Ah, las miradas. Esos ojos han hablado, gente. Y de qué manera. Cualquier escena de la genial Amy Adams se los demostrará. Incluso hay una hipnótica en la que el color de sus ojos es protagonista. Vean y sientan. Lisérgico y ebrio por momentos, el recorrido de estos personajes nos sacude suavemente.

La película es toda una experiencia. Nos mete más y más adentro de las entrañas de una historia pesada y sobre todo humana… hasta parece que se puede tocar. Me animo a escribir esto último porque se filmó en 70mm -que aquí nunca podremos disfrutar-, buscando con esto una imagen de impacto y detalle a la hora de plasmar su obra. Y algo de eso ha trascendido en cada toma. Se nota incluso en cualquier formato de buena calidad. Es decir, le salió bien.

master71720212

Debería potenciar a la película la manera en que ha sido ignorada en la temporada de premios al cine en el país del norte, hasta convertirla en un film de culto, pero otro tipo de culto, no el que excluye sino el de los que ven al cine como forma de expresión punzante, deliciosa y profunda. Un cine como el de Anderson, quien como siempre, te busca para sentir. No es poca cosa. • Revista Cabeza.

Anuncios

Un pensamiento en “La experiencia The Master

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s